La planta de achicoria es conocida desde tiempos remotos. Mientras que los egipcios la utilizaban principalmente con fines medicinales, los romanos la utilizaron como ingrediente gastronómico saludable, y extendieron su uso por todo el imperio.

La achicoria proviene de la raíz la endibia, y su uso primordial en nuestros días es como infusión. El hecho de que no contenga cafeína ni otros excitantes, unido a su sabor suave, son las razones esenciales de su consumo.

La achicoria tiene propiedades saludables ya que es un producto natural, diurético y antioxidante, y con alto contenido en fibra.

Infusión

La-nina


Tomarla como infusión es la forma más extendida de uso de la achicoria. Sus propiedades naturales y la ausencia de excitantes hacen que sea un producto digestivo que se puede tomar a cualquier hora, es suave y siempre sienta bien. Por su alto contenido en fibra, es un producto idóneo para facilitar el tránsito intestinal.

Algunas personas lo mezclan con café para rebajar la cantidad de cafeína ingerida, así como para suavizar su sabor con un producto inocuo.


Además de tostada, la achicoria también se puede tomar soluble, en este caso simplemente añadiendo una cucharada en la taza al agua o a la leche.


Molabe ha lanzado al mercado la achicoria en cápsulas compatibles con las cafeteras Nespresso (*), para que puedas prepararte una infusión saludable en tan solo un minuto. Las nuevas cápsulas de achicoria marca Summum se presentan en tres variedades: achicoria natural, achicoria sabor chocolate, y achicoria con café.


(*) marca propiedad de un tercero, no teniendo ninguna relación con Molabe SA.

 

Ingrediente culinario secreto de los cocineros

achicoria-condimento

Si hay un aspecto a destacar de la achicoria como ingrediente culinario este es su gran versatilidad. La achicoria se utiliza tanto en platos salados como dulces, tanto en caldos como en ensaladas, y tanto en platos con base de hidratos como en platos esencialmente proteicos.

Quizás la razón principal de esta versatilidad reside en la capacidad de la achicoria para realzar y potenciar los sabores de otros alimentos en los guisos, ya que se puede considerar como ingrediente no intrusivo que marida excelentemente con multitud de alimentos. Los cocineros lo saben bien; en muchos platos la achicoria es “el secreto del cocinero”, por su capacidad de respetar el sabor de los alimentos, y de complementar suavemente sabores y aromas.

La achicoria se utiliza como base en los caldos de verdura, y como ingrediente saborizante y aromático en los de pasta y en los guisos y estofados de carne. Para los segundos, los cocineros prefieren la achicoria en los productos del mar, como el calamar, la sardina y el atún rojo.

Capítulo aparte merecen los postres, donde el toque de achicoria se convierte en fundamental para bizcochos, flanes, helados y el tiramisú.

No sólo en el tiramisú la achicoria ha venido a sustituir al café. De hecho, algunas personas se refieren a la achicoria como “el café de los sabios”, ya que tanto el color como el aroma de la achicoria recuerdan a los del café, y sin embargo, en vez de provocar la excitación inmediata y la fuerte caída posterior que origina este producto, la achicoria es un producto inocuo y no excitante, y altamente digestivo, ya que favorece la secreción de los jugos gástricos que facilitan la digestión.